Porque le llamamos agua potable al agua que se puede beber

El agua, es un líquido compuesto por dos partes de hidrógeno y una de oxígeno. Es el componente principal de todos los organismos vivos y un elemento indispensable no solo para las criaturas que habitan en ella, como los peces, sino también para todas las que pueblan la superficie de la tierra.

¿Qué significa que el agua sea potable?• El agua se encuentra abundantemente en la naturaleza, tanto en estado sólido, formando la nieve y el hielo, como en estado líquido, en los mares, lagos, ríos y nubes.

• La mayor parte del agua que cubre las dos terceras partes de la superficie terrestre, es agua de mar, que por sus características físicas y químicas no es potable, es decir, no puede ser bebida ni por el hombre ni por los animales.

• En cambio, el agua de los ríos y de los lagos, salvo el caso raro de lagos salados o sulfurosos, es sumamente útil, no solo para que beban el Hombre y los animales, sino también para propósitos agrícolas e industriales.

• La composición química del agua natural depende de las características de los terrenos en los que se encuentra, pues al depositarse o correr sobre la superficie de la tierra, recoge muchos elementos químicos del suelo, de suerte que éstos se hallan presentes en su composición, además del hidrógeno y el oxígeno.

• Las características físicas y químicas más importantes del agua, de las que depende el empleo del líquido, son las siguientes: acidez, dureza, olor, salinidad, sabor, temperatura y claridad.

• La acidez depende de la presencia de los ácidos carbónico, sulfúrico, bórico, clorhídrico, etc., disueltos en el agua, según el lugar en que se hallen. La dureza se debe a las sales de calcio y de magnesio. El olor se debe sobre todo a la presencia del ácido sulfúrico que se encuentra disuelto en ellas o ha sido producido por sustancias orgánicas en putrefacción. La salinidad, que también se llama residuo fijo, se puede conocer con el peso de las sustancias contenidas en un litro de agua y se puede establecer haciendo evaporar el agua para obtener los residuos. El sabor depende de las sustancias disueltas en el agua y puede ser dulce, salado, ácido o amargo. La temperatura depende de las condiciones térmicas del suelo y del aire con los que el agua está en contacto. Ciertas aguas, por ejemplo, tienen temperaturas mucho más elevadas que la media normal y se les da el nombre de termales. El agua potable debe encontrarse a una temperatura comprendida entre los seis y los catorce grados centígrados. La claridad del agua está determinada por las sustancias arcillosas y los hidróxidos de hierro que contenga en estado de suspensión.

• Las aguas subterráneas tienen enorme importancia para la vida del Hombre. Cuando surgen naturalmente al exterior forman, por lo general, la fuente de un rio o de un lago y, de acuerdo con su temperatura y su composición química, pueden formar fuentes de aguas termales o minerales. Si la reserva de agua se encuentra en una capa subterránea, puede ser extraída a través de un pozo. Estos pozos, que se excavan en lugares donde se tiene la seguridad de que hay agua, permiten que ésta salga a la superficie siguiendo el principio de los vasos comunicantes, o bien se la extrae por medio de bombas.

• Para que el agua pueda beberse, debe llenar determinados requisitos de pureza, además de ofrecer ciertas cualidades químicas y físicas. Por lo que se refiere a la pureza, el agua no debe contener un número excesivo de bacterias, ni gérmenes patógenos, es decir, que pueda provocar y difundir alguna enfermedad epidémica.

• En consecuencia, debe someterse, antes de ser utilizada para ser bebida, a exámenes químicos y bacteriológicos, y lo mismo se debe hacer con los terrenos sobre los que corre o en los que se encuentra. El examen químico debe establecer si existen sustancias orgánicas o inorgánicas que puedan haber contaminado el agua, ya sea a causa de una infiltración de restos animales, ya sea por la presencia de sustancias minerales dañinas. El examen bacteriológico está destinado a determinar el número de bacterias que contiene el agua y a buscar los microbios patógenos, en particular los bacilos del tifo y de la disentería.

• El agua que se destina a la bebida no solo debe carecer de gérmenes patógenos, de un excesivo número de bacterias y de sales minerales dañinas, como los sulfuros, el amoniaco, los nitritos y nitratos, sino que debe contener disueltos, aunque en cantidades tampoco excesivas, aire, anhídrido carbónico, sales de potasio, sodio, calcio y magnesio en forma de bicarbonatos, cloruros y cantidades muy ligeras de fluoruros, un poco de sílice y de hierro.

• No siempre el agua destinada a la alimentación del hombre, sobre todo la que se encuentra en la superficie de la tierra, presenta todos los requisitos de pureza exigidos para que el agua sea potable.

• Por todo lo mencionado, es fácil comprender que toda el agua destinada a la alimentación y a la higiene del Hombre, antes de ser distribuida, debe someterse a una serie de tratamientos destinados a depurarla completamente y, si fuera necesario, a enriquecer sus propiedades físicas y químicas.

• Los tratamientos a que se somete el agua, comprenden las operaciones de clarificación, de filtración y de esterilización.

Esto también esta muy interesante:

Escribe tus comentarios:

Porque le llamamos agua potable al agua que se puede beber

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *