Porque no debemos desperdiciar el papel

El papel se utiliza para varios fines, tanto sanitarios, higiénicos, pero también se usa en la cocina, en el trabajo, en la escuela, como se puede ver, tiene varios usos, y en todos es importante, y hasta cierto punto indispensable, lo mejor es no desperdiciarlo para que no falte, y aprovechar al máximo su uso.

Desperdiciar papel significa talar más árboles para su elaboración. Por lo que se verá más afectado el medio ambiente y más aumentada la contaminación (los árboles absorber el dióxido de carbono y lo devuelven en oxígeno limpio) en especial la del aire.


¿Cómo podemos reducir el desperdicio de papel?

Recomendaciones para no desperdiciar el papel de uso higiénico:



• No usar en exceso el papel, solo lo necesario, no por usar demasiado, significa que habrá más limpieza.

• Se puede racionar el uso del papel, restringiendo solo el que se use en determinado tiempo, para de este modo aprovecharlo.

• En caso de tener visitas, usar un tipo de papel, para sanitarios como cocina, si bien, económico, reservando el uso de un papel de mejor calidad al uso cotidiano.

• Procurar hacerse del hábito de solo usar el necesario, esta enseñanza también se le puede inculcar a los niños, quienes disfrutan rasgarlo, lo mejor es mostrarles su utilidad y que no deben romperlo.


Recomendaciones para no desperdiciar el papel para escribir:



• Procurar hacer borradores de distintos trabajos con lápiz, para de este modo no tachar tanto, inutilizando las hojas de papel demasiado rápido.

• Reutilizar todas las hojas de papel de libretas usadas, de este modo se ahorrara un buen dinero, y siempre se tendrán disponibles hojas de papel.

• No usar las hojas de papel para jugar, porque a pesar que son relativamente baratas, tras comprar varias, da la sensación que no lo son tanto.


Última recomendación: recicle el papel, además de que es una medida para ayudar el medio ambiente, también le puede ayudar a recuperar algún dinero.

Esto también esta muy interesante:

Escribe tus comentarios:

Porque no debemos desperdiciar el papel

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *