¿Los helados no alimentan o si?

Mucho se dice acerca de que si los helados son una golosina que no alimenta. Pero, la realidad es que los helados si alimentan, pues aportan contenidos interesantes de diversos nutrientes como proteínas, calcio y vitamina B2.


Los helados son nutritivosEn un helado podemos encontrar lo siguiente:

Proteínas: Consumir 100 g. de cualquier helado de base láctea proporciona entre un 7 y un 10 por ciento de la cantidad de proteínas que se recomienda que debemos ingerir todos los días.

Vitaminas: La que tiene más presencia es la vitamina B2, que, igual que ocurre con el calcio, se encuentra sobre todo en los helados de leche. Una cantidad de 100 g. de este tipo de helado puede cubrir entre el 10 y el 15 por ciento de la cantidad diaria recomendada.

Minerales: Los helados son pobres en sodio (con niveles inferiores a los 70 mg. por cada 100 g), por lo que pueden integrarse sin problemas en la dieta de personas que deban controlar la ingesta de este elemento, como es el caso de quienes padecen hipertensión arterial. Además, proporcionan otros minerales como magnesio y fósforo.

Anuncios:

Calorías: La aportación de energía de los helados lácteos fluctúa, en función de los ingredientes, entre las 110 y las 384 calorías por cada 100 g. de helado (se pueden considerar, por tanto, como alimentos de contenido energético medio). En el caso de los helados de agua y de los sorbetes, el valor energético se puede catalogar como medio bajo (entre 68 y 138 calorías cada 100 g.). El consumo de 100 g. del helado más calórico (uno de crema con cobertura, por ejemplo) supondría un aporte máximo de un 15 por ciento del total de las calorías que deben proporcionar a diario los alimentos.

Calcio: La mayor fuente son los helados de leche (135 mg. por cada 100 g.), seguido de los helados de crema (97,8 mg. por 100 g.). El consumo de 100 g. de helado de base láctea supone entre un 8 y un 16 por ciento de la ingesta diaria recomendada de calcio (dependiendo del grupo de población considerado).

Glúcidos: Su contenido oscila entre 20 y 30 g. por cada 100 g. de helado. En cuanto a la presencia de lactosa en ellos, cabe decir que resulta beneficiosa para la flora intestinal, además de que favorece la absorción del calcio (salvo que se sea alérgico a ella).

Grasas: Sobre todo proceden de la leche, aunque también pueden ser de origen vegetal. La grasa es el macronutriente que presenta más variabilidad cualitativa y cuantitativa entre los diferentes tipos de helados, pero las cantidades oscilan entre los 5 y los 20 g. por cada 100 de helado, por lo que no se puede hablar de un contenido excesivamente abundante de este nutriente.

Antioxidantes: Los helados que cuentan entre sus ingredientes el cacao y/o derivados pueden significar una destacable aportación de polifenoles (componentes funcionales con efectos antioxidantes).

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

Anuncios: