¿Cómo lograr un cuerpo envidiable?

Cómo tener un buen cuerpo (mujer). Los consejos que a continuación te damos te ayudarán a perder esos kilos de más y a ponerte en forma. ¡Luce un cuerpo envidiable!


Cómo tener un buen cuerpo:



Cómo tener el cuerpo perfecto
• Al ejercitarte, no te pongas objetivos imposibles o demasiado difíciles de alcanzar, pues si no logras lo que te propones podrías desmotivarte y abandonar el ejercicio. Además, si un día entrenas realmente duro por 90 minutos y después no te ejercitas en una semana, no te estas haciendo ningún favor. Intenta programar una rutina para dos días entre semana y uno el fin, al menos por media hora (para empezar); si tu condición no es mucha, empieza con 20 ó 15 minutos. Lo importante es que te mantengas en movimiento y seas constante.


• Haz equipo con tu pareja. Pero tengan en cuenta que sus necesidades físicas serán diferentes. Los hombres deben comprender que una mujer no siempre puede mantener el mismo ritmo o no tiene la misma condición. Lo mismo va para la comida, si piensan hacer una dieta, consideren que los hombres necesitan porciones más grandes y comida más consistente, mientras que para una mujer quizá sea suficiente una ensalada y una pechuga asada.

Anuncios:

• Otro punto a considerar es que los hombres pierden peso más rápido que las mujeres. Ellos tienen más masa muscular y pueden quemar hasta 30 o 40% más calorías que una mujer que siga la misma rutina. Así que si deciden entrenar juntos, tómenlo en cuenta y no se frustren por no ver los mismos resultados. Eso si, una gran ventaja de ejercitarse juntos es que la mujer se hace más competitiva.


• Combate el hambre en la oficina o al mediodía con alguno de estos tentempiés. Si hace frio, puedes consentirte con un chocolate caliente e incluso ponerle unos cuantos malvaviscos (ojo, no abuses de esta bebida, es solo un antojo). Una porción de fruta fresca sola o con chilito y limón, nada de sal. El chocolate calmará tu ansia de dulce sin tener que comerte una barra completa; mientras la fruta tiene fibra y agua que te satisfacerá. Otra opción es recurrir a las colaciones de almendras, nueces, arándanos, platanitos asados o galletas asadas para controlar el apetito.


• Inscríbanse a clases de algo que ninguno de los dos domine y que los ponga en forma; como yoga, kick-boxing, capoeira e incluso lecciones de salsa. No solo pasaran tiempo juntos, también aprenderán algo nuevo y se ejercitaran.


• La sal y el limón no es el único condimento del mundo. Experimenta con hierbas frescas como romero, tomillo, menta o eneldo. No solo le añadirán sabor a tus comidas, sin las desventajas de la sal o los condimentos altos en sodio, sino que tienen muchos nutrientes. Si envuelves algunas de estas hierbas en una toalla de papel y las guardas en el refri, te duraran hasta una semana.


• Por nada hagas dietas "milagrosas" o te arriesgues a probar productos que prometen quitarte 2 tallas en media hora. Es probable que bajes, pero volverás a subir sin darte cuenta pues se efecto es temporal. Recuerda que la clave esta en bajar de peso de forma gradual y así evitar el rebote. Hacer dietas drásticas por un tiempo para luego regresar a los malos hábitos alimenticios no sirve de nada, mejor aprende a comer sanamente y a balancear, para que ocasionalmente puedas comerte una hamburguesa o un postre sin remordimientos.


• Aprovecha los domingos para disfrutar de tu ciudad en bicicleta. Además de pasar un rato divertido, fortalecerás tus piernas y tus pulmones.

• Si no tienes mucho tiempo para salir, y tu opción es usar una caminadora, bici fija o elíptica, no permitas que te gane la monotonía. Coloca una pequeña nota en la barra o el panel de control, que diga algo como: “Tu puedes!" o "¡Sólo 10 minutos más!". Si eso no funciona, entonces organízate para hacer tu rutina mientras ves tu programa favorito. Concéntrate en la trama del mismo y diviértete, así será menos pesado.


• En la oficina, ajusta tu salvapantallas o pon una alarma en tu computadora para que suene cada media hora; ese será tu recordatorio para levantarte de tu asiento y estirar tus músculos. Además, tus ojos te lo agradecerán.


• Si no estas inscrita en un gym, no te preocupes, el mundo puede ser tu gimnasio. Haz una pequeña caminata antes de desayunar o después de cenar, saca a pasear al perro, si tienes jardín recoge las hojas y poda los arbustos, evita los elevadores y escaleras eléctricas y sube y baja a pie, deja tu auto en casa si tu destino es cercano. ¡No hay como caminar! Puedes empezar con rutas cortas, tal vez de 10, hasta llegar a 30 o una hora.


• ¡No te gusta madrugar? Recuerda que el mejor momento para ejercitarse será cuando tu energía este más alta. Por ello, muchas personas se rinden cuando tratan de forzarse a levantarse muy temprano para ir al gym. Así que ni se te ocurra inscribirte al horario de las 6 A.M. de Pilates si sabes que no te vas a levantar o irás de mal humor. Mejor busca una actividad y un horario con el que puedas cumplir sin problema.


• En cada visita al súper lleva algún producto nuevo, más sano. Por ejemplo, cambia el típico cereal azucarado por uno alto en fibra, el yogur común por uno bajo en grasas o el queso manchego por panela. Asimismo, lleva una lista de compras bien planeada para integrar una comida sana y balanceada para toda la semana o quincena.


• ¿Quién dijo que los huevos son solo para el desayuno? También son una excelente opción para una cena ligera. Usa un huevo entero y cuatro claras para preparar un omellette ligero parados personas. Solo añade un poco de queso Oaxaca y vegetales y acompaña con una rebanada de pan integral.


• ¿Te pasaste de antojitos? No te avergüences y te castigues saltándote alguna comida al día siguiente. Come menos de lo habitual y trata de que sean solo cosas sanas, Pero suficientes para alimentarte. Después piensa porqué comiste de más, ¿celebraron un cumpleaños en la oficina?, ¿no pudiste rechazar el postre en casa de tú suegra? o ¿fuiste a un buffette irresistible? Nunca falta el pretexto para sobrepasarnos. Para esos casos, piensa en un plan para contrarrestar el exceso de calorías. Por ejemplo, pide la mitad del pastel que te ofrezcan, si vas al cine y no puedes evitar las palomitas, entonces pide solo una bolsa pequeña.

Enlaces patrocinados:

Promocionados:

Anuncios: