Cómo reafirmar los brazos

¿Cómo puedo reafirmar mis brazos? Conforme vamos envejeciendo, la piel pierde elastina y colágeno, sustancias que le dan firmeza a los tejidos y a la piel. La elastina y el colágeno, al mismo tiempo, brindan a la piel la flexibilidad suficiente para estirarse y contraerse durante los embarazos, las subidas y bajadas de peso, y permiten las sonrisas. No obstante, cuando su organismo empieza a tener una menor producción de estas fibras, el resultado final es una piel y músculos fláccidos y descolgados en el caso específico de los brazos.

Qué es bueno para reafirmar mis brazosMuchas veces al bajar de peso se acentúa más este problema. A continuación algunas formas de reafirmar los brazos efectivamente.

Anuncios:

Cómo puedo reafirmar mis brazos:



Si logra aumentar sus bíceps y sus tríceps (el bíceps es el músculo de la parte anterior de su brazo, mientras que el tríceps es el de la parte posterior), llenará la piel fláccida y vacía, dándole un aspecto de firmeza. Los expertos proponen estos sencillos ejercicios a las mujeres que deseen reafirmar los brazos. Algunos se hacen con pesas de mano ligeras (de uno o dos kilos, según la preparación que tenga cada una).

1. Presión hacia adelante: Sentada en el suelo, con las rodillas dobladas y los pies bien apoyados en él; apoye del mismo modo las palmas de las manos, paralelas a sus caderas, con las puntas de los dedos hacia adelante. Doble los codos, recostándose hacia atrás y aguantando el peso de su tronco con los brazos, sin mover las manos que están junto a sus caderas.

Después, con las manos, impúlsese hacia adelante, enderezando los brazos, hasta que haya quedado sentada de nuevo en la posición inicial. Este ejercicio trabaja el tríceps, el músculo de la parte posterior del brazo. Haga tres series de 15 repeticiones cada una, dos veces por semana.

2. Doble los codos: Para fortalecer más sus tríceps a la vez que los bíceps, tome una pesa de medio a un kilogramo y medio con la mano derecha, luego siéntese en un banco o silla, con la espalda recta; doble el brazo y ponga la pesa en el hombro derecho.

Coloque la mano izquierda debajo del codo derecho para ayudar a sujetar el brazo que carga la pesa. Después, suavemente, eleve el brazo doblado (no lo estire) hacia adelante, hasta que el codo derecho se encuentre más arriba que su hombro derecho. Su brazo continúa doblado y la pesa queda detrás de su cabeza.

Esta es la posición inicial. Manténgala alrededor de un segundo. Posteriormente (deje la mano izquierda en el mismo lugar), extienda lentamente el codo derecho y eleve la pesa sobre su hombro derecho. Mantenga esta posición otro segundo y, a continuación, baje la pesa lentamente hasta llegar a la posición inicial.

Repita el ejercicio entre 12 y 15 veces. Esta será la serie. Cambie la pesa a la mano izquierda y repita el ejercicio. Cuando haya terminado, empiece de nuevo con la mano derecha y realice la serie entera, entre 12 y 15 repeticiones otra vez. Ahora, cambie al lado izquierdo y complete la serie: entre 12 y 15 repeticiones. De preferencia realice entre dos y tres series, de 12 a 15 repeticiones, dos veces por semana. Tal vez querrá llegar a tres series.

Conforme adquiera fuerza el ejercicio le resultará más fácil (cuando efectúe 15 repeticiones sin problema), por ello podría tomar una pesa con medio kilo más y bajar las repeticiones a 8 o 10.

3. Póngase en cruz: Sus bíceps agradecerán este otro ejercicio. De pie, con los brazos en cruz y una pesa de un kilo en cada mano, doble los brazos por los codos y lleve las pesas hacia sus respectivos hombros. Vuelva a extender los brazos. Ese es el movimiento que tiene que realizar, hágalo lentamente de 10 a 15 veces y descanse dos minutos.

Haga otras dos series con el mismo tiempo de descanso entre ellas. Mientras descansa, estire los brazos a lo largo del cuerpo, sepárelos un poco de él, relaje los músculos y haga girar los brazos sobre si mismos hacia delante y hacia atrás sin forzarlos, como si los tuviera colgando.


Use una crema reafirmante:



• El efecto de los ejercicios se puede reforzar con el uso diario de una buena crema reafirmante, que estimule la formación de las fibras colágeno y elastina de la piel.


Evite el agua caliente:



• Dúchese en lugar de bañarse, y hágalo con el agua a la temperatura de su cuerpo.
• El agua caliente relaja mucho los tejidos, sobre todo cuando se toma un baño prolongado.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

Anuncios: