La diabetes aumenta el apetito

El organismo de los diabéticos no puede utilizar correctamente la glucosa de la sangre como fuente de energía a causa de la insuficiencia de insulina. Por muy grande que sea la cantidad de azúcar en la sangre, esta no puede ser quemada y transformada para servir de alimento a las células:

Soy diabético y me da mucha hambre
Soy diabético y me da mucha hambre
• Así, ante la ausencia de su alimento básico, el organismo reacciona pidiendo más comida.

• El diabético suele tener mucha hambre y, aunque coma mucho para saciar esta sensación, no lo consigue.

• Esta hambre suele ser constante y con tendencia a aumentar.

• Al poco rato de haber comido vuelve a tener apetito y no nota la sensación de saciedad por muy abundante que sea la comida.


Nota:

• Por eso, siempre que alguien tenga un hambre excesiva y, a pesar de ello, adelgace y se sienta débil, se debe verificar la existencia de una posible diabetes.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

Anuncios: