Cómo combatir el reumatismo

Existen una gran variedad de tratamientos y consejos prácticos que te ayudarán a llevar una vida lo más normal posible y a retrasar el deterioro de tus huesos, músculos y articulaciones.


Cómo combatir el reuma


Qué es bueno para retrasar el deterioro de tus huesos

Date masajes con aceites esenciales:



• El masaje es la terapia más antigua que existe y su eficacia está altamente demostrada. Si además usas como agente deslizante un aceite esencial con propiedades analgésicas y antiinflamatorias, puedes obtener mejores resultados.

• Escoge el aceite esencial que más te guste de la siguiente lista, ponte unas gotas en las manos (mezcladas con aceite de almendras) y desliza y amasa la articulación afectada dejándote llevar por tu intuición:

     » Clavel.
     » Limón.
     » Lavanda.
     » Romero.

Anuncios:

Ni mucha actividad y ni mucho descanso:



• Nada en exceso es beneficioso para el cuerpo, ni el deporte ni el sedentarismo, se trata de encontrar un equilibrio.

• El plan de ejercicio ideal consiste en una actividad física variada, disciplinada y continua, sin olvidar que también hay que darle al cuerpo la posibilidad de recuperarse y descansar adecuadamente.

• Es muy importante que se adapte al estado físico y a las necesidades de la persona para que tenga efecto y no se corran riesgos, por ello se recomienda pedir ayuda a los entrenadores físicos, fisioterapeutas y otros profesionales de la salud y del deporte para elaborar un plan de entrenamiento a largo plazo.


Infusiones para las reumas:



• Toma infusiones antirreumáticas. Se pueden preparar infusiones con las siguientes plantas medicinales y tomar 2 o 3 veces al día, o bien se pueden añadir esas mismas plantas a las comidas, ya que sus propiedades te ayudaran a aliviar el dolor, reducir la inflamación y desintoxicar el organismo.

• Escoge una de las siguientes plantas o haz una mezcla en un vaso y añade 1 cucharita a 1 taza de agua hirviendo, deja reposar 5 minutos y luego tómatela:

     » Harpagofito (Harpagophytum procubens): posee una acción antiinflamatoria, antirreumática y analgésica muy eficaz en enfermedades reumáticas, tendinitis, torceduras, etc.

     » Corteza de sauce (Salix): es un analgésico natural y puede ser utilizado como alternativa a otros analgésicos químicos.

     » Raíz de ortiga (Urtica dioica): ayuda a eliminar líquidos de las articulaciones inflamadas gracias a sus propiedades diuréticas.

     » Raíz de jengibre (Zingiber officinale): disminuye el dolor y desinflama la articulación.

     » Romero (Rosmarinus officinalis): por sus propiedades antioxidantes puede ser utilizado para reducir el desgaste que se produce en el cartílago de la articulación afectada por artrosis.

     » Ulmaria (Filipendula ulmaria): los derivados salicílicos que contiene le proporcionan propiedades antiinflamatorias y analgésicas.


Visita un balneario o spa para las reumas:



• En estos centros puedes encontrar todo tipo de terapias de agua (hidroterapia), fangos, cataplasmas, aparatos de electroestimulación, presoterapia, ultrasonidos, magnetoterapia y recibir estupendos masajes terapéuticos para disminuir las contracturas y drenantes para eliminar toxinas y líquidos acumulados.

• Con 2 horas a la semana serán suficientes para empezar a notar cambios en tu cuerpo y sentirte mucho mejor.

Crioterapia y termoterapia en casa para las reumas:



• Crioterapia: es muy eficaz cuando las articulaciones estén inflamadas por una crisis reumática. Envuelve una bolsa de hielo en una toallita y colócala sobre la zona afectada durante unos 10 minutos, retírala y espera que se caliente la piel para volver aponer la bolsa de hielo sobre la articulación otros 10 minutos. En verano también puedes optar por baños en el mar y así sumarás los beneficios de las sales minerales que contiene.

• Termoterapia: el calor es beneficioso para regenerar fibras y aumentar la circulación sanguínea de la zona en la que se aplique. Coloca una bolsa de agua caliente o una manta eléctrica sobre las contracturas musculares o los dolores articulares sin inflamaciones, déjala como mínimo 20 minutos para que tenga efecto. También puedes optar por un baño de agua caliente cuando los dolores son generalizados y puedes añadir al agua unas gotas de aceite esencial de romero o manzanilla para multiplicar los resultados.


Vitaminas y suplementos para las reumas:



• Puedes hacerte un análisis de sangre o acudir a un kinesiólogo holístico para descubrir si tienes carencias nutritivas. Los siguientes suplementos benefician a las personas con problemas reumáticos y a las que quieren tomar medidas preventivas:

     » Vitaminas: A, E, C, D, ácido fólico y betacarotenos.
     » Minerales: selenio, potasio, magnesio y calcio.
     » Aceites: omega 3 y onagra.
     » Otros complementos: sulfato de glucosamina.


Reeduca tu postura:



• Unas rodillas no alineadas con el resto de la pierna es un factor de riesgo muy importante para desarrollar artrosis, ya que el mecanismo de la articulación funciona de manera incorrecta.

• Lo mismo ocurre con unos pies planos o cavos y cuando las curvas de la columna vertebral no son normales. Cuando veamos una postura incorrecta en la infancia y adolescencia, debemos multiplicarla por 100 para darnos cuenta de lo que puede suponer 50 años después en la vida de ese niño.

• Pero aunque es cierto que los cambios posturales son más fáciles antes de los 18 años, gracias a técnicas como el Pilates, rolfing, antigimnasia, yoga, danza, tai-chi, el método Feldenkrais, reeducación postural, etc., puedes obtener cambios a cualquier edad.

Enlaces patrocinados:

Promocionados:

Anuncios: