Cómo daña el alcohol al cerebro

¿Qué hace el alcohol en el cerebro? El cerebro es el órgano que controla las demás actividades corporales. El alcohol actúa sobre el cerebro de la siguiente forma.


Qué daños causa el alcohol al cerebro

Efectos del alcohol en el cerebro:



• La acción directa del alcohol sobre el cerebro es depresora, no estimulante, a diferencia de la creencia general.

     » Contrariamente a los verdaderos estimulantes, como la cafeína, no acelera la efectividad de los mecanismos cerebrales del control corporal, sino que retarda.

     » De acuerdo con la cantidad ingerida, esta acción depresora causa alteración mental leve o profunda y la consecuente pérdida del control muscular, que se manifiesta en el habla confuso del ebrio y en su andar tambaleante, sueño, como en casos extremos puede llegar hasta la muerte.

• El alcohol llega al cerebro través de la corriente sanguínea, no sus vapores, como también se cree popularmente. Sus efectos comienzan a manifestarse en la conducta del tomador, en cuanto se alcanza una concentración en la sangre alrededor de 0.05%: cinco partes de alcohol por diez mil de sangre.

Anuncios:

• Debido a que la cantidad tolerable de alcohol depende de quién toma, el tipo de bebida y las circunstancias, los efectos que tendrá sobre cualquier persona no se pueden pronosticar con precisión.

• Aún en dosis entorpecedoras, sólo ejerce efecto en el cerebro, e incluso en él sus efectos no son avasalladores, sino selectivos: en concentraciones pequeñas deprime la parte del cerebro que alerta la corteza cerebral, o sea, la porción del pensamiento que integra su actividad.

• Cuando ya no tiene control alguno, la corteza empieza a funcionar en forma desorganizada. Es por ello que realiza con menos eficiencia aquellas actividades que exigen reacciones prontas o concentración, como manejar un automóvil o sumar la cuenta de consumo en el restaurante.

• Esto ocurre al mismo tiempo que las ideas e imágenes fluyen más fácilmente, pero con menos coherencia: se ven cosas que en realidad no ocurren y se prestan a confusión.

• Al llegar al cerebelo, que controla la coordinación muscular, el habla se vuelve enmarañada y el caminar es errático.

• Las siguientes regiones afectadas son los centros cerebrales que controlan la conciencia, en cuyo momento se borra la memoria. Las porciones del cerebro más profundas y más primitivas, aquellas que mantienen funcionando el corazón y los pulmones, casi no son afectadas por las concentraciones razonables de alcohol.

• Solamente los bebedores que han perdido absolutamente el control podrían ingerir bastante alcohol para morir a causa de un paro respiratorio o cardiaco.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

Anuncios: