Cómo detectar un trastorno en la alimentación

¿Cómo puedo saber si tengo un trastorno alimenticio? Las siguientes son las señales de alerta que nos pueden indicar que algo anda mal.


Cómo se si tengo un trastorno alimenticio

Señales de ALERTA de un trastorno alimenticio


En la alimentación:



• Usar injustificadamente dietas restrictivas.

• Tener y sentir una preocupación constante, que genera un estado de alerta, y de obsesión a todo lo que se asocie con alimentación.

• Tener un interés exagerado por la cocina, dietas, calorías, etc.

• Comer a solas.

• Sentir culpa después de comer.

• Tener una conducta alimentaria extraña.

• Comer de más e ir al baño inmediatamente después.

• Comer en la recámara, automóvil, y en lugares extraños, dejando restos de comida por todos lados.

• Tener lesiones en los dedos y en el reverso de la mano, por provocarse el vómito (signo de Russell).

Anuncios:

En el peso:



• Tener una modificación injustificada de peso.

• Llevar a cabo prácticas que "creen son compensatorias" del aumento de la ingesta, con el objeto de no aumentar de peso, como el vómito, uso de laxantes, diuréticos y ejercicio excesivo.


En la menstruación:



• Tener alteraciones del ciclo menstrual.

• Tener retardo en su aparición o amenorrea (falta).


En la imagen corporal:



• Tener una alteración de la imagen corporal. Estando muy delgada sentirse obesa. Estando con sobrepeso u obesidad imaginarse sin problemas que se reflejen en el cuerpo.

• Evitar conocer su peso y creer que se está delgada, o poco pasada por desconocerlo.


En el ejercicio físico:



• Hacer ejercicio en forma exagerada con el objeto de perder peso.

• Hacerlo con nerviosismo. En el caso del sobrepeso, no hacerlo y creer que no se tiene necesidad de hacerlo.

• Hacer ejercicio para controlar la angustia.


En la conducta:



• Tener una insatisfacción personal.

• Tener baja atención a sí mismo.

• Tener baja sensación de efectividad.

• Tener baja autoestima.

• Tener estados depresivos, irritabilidad o ansiedad o cambios de humor frecuentes.

• Tener baja en las relaciones sociales.

• Refugiarse en actividades escolares, individuales.

• Tener problemas de concentración.


Busque ayuda profesional.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

Anuncios: