Cuidado para los senos durante la lactancia

La lactancia materna no es la causante de la pérdida de firmeza en los senos, los responsables son los cambios hormonales y el aumento de peso durante el embarazo. Pero si es cierto que amamantar te puede dejar recuerdos poco gratos si te descuidas, te aconsejamos poner en práctica los siguientes consejos.


Cómo cuido mis senos al amamantar

Cómo cuidar los senos durante la lactancia:




• Lubrica los senos con aceite de almendras. No lo aplique sobre el pezón.

• Toma tus senos con cada una de tus manos y desliza, suavemente, los dedos hacia el pezón. En seguida, presiona con el dedo índice y el pulgar la parte exterior de este. El ejercicio estimula la circulación y favorece su tono.

• Acostumbra a usar siempre el guante de crin, es un buen hábito.

• Utiliza agua fría al terminar el baño y asegúrate de secarlos perfectamente bien.

• Aplica la técnica de lactancia adecuada. Aquí la regla de oro es cuidar que tu bebé tome tanto la areola como el pezón con su boca. Recuerda sentarte correctamente y utilizar un buen apoyo; de esta manera previenes que el bebé jale la piel hacia abajo y se atrofie el músculo o se produzca la temida flacidez.

• Si tus senos están muy congestionados alívialos un poco, recurriendo a un masaje especial.

Enlaces patrocinados:

Promocionados:

Anuncios: