¿Es malo jugar juegos de azar?

El juego de azar representa un constante reto a la suerte y a situaciones de alto riesgo. Y ¿por qué son malos los juegos de azar? Porque desde la perspectiva emocional consiste en ganarle a las probabilidades que están en contra.


Es constructivo:

Es destructivo:

Es sano cuando existe control y placer al jugar, el sujeto se divierte y adquiere control sobre la realidad.

Es enfermizo cuando lo emplea para salir de su propia frustración o para manejar la realidad que le es adversa. Así como superar crisis económicas o emocionales.

El juego sano no implica sufrimiento y dolor emocional.

En cambio, el patológico si implica un sufrimiento emocional (angustia); los sujetos se sienten omnipotentes, de inmediato ven con gran desesperación que no pueden controlar el futuro, es un sentimiento de que no son tan poderosos como creían.

Es sano cuando lleva a los individuos a conducirse libremente, mientras que es una enfermedad cuando se pierde esa capacidad.

Esto implica que si no se está en la situación de juego, aparecen síntomas que los llevan a que constantemente estén angustiados, algunos trastornos físicos, orgánicos y del estado de ánimo; sufren por no poder jugar.


Problemas que ocasionan los juegos de azar

¿Cómo se si tengo problemas con los juegos de azar?



• Si tienen una frecuente y creciente preocupación por el juego.

• Si posee una gran tendencia a conseguir dinero para seguir jugando.

• Si juega por un periodo mayor de tiempo de lo previsto.

• Si incrementa el volumen de las apuestas o las frecuencias de las mismas.

• Si tiene intranquilidad e irritabilidad al no poder jugar.

• Si posee repetidos fracasos para tratar de dejar el juego o reducir su asistencia a él.

• Si tiene pérdidas grandes debidas al juego e intentos por resarcirlas y superarlas.

• Si aumenta la conducta de juego ante dificultades psicológicas y sociales.

• Si sacrifica obligaciones familiares, sociales y ocupacionales por causa del juego.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

Anuncios: