Estrategias para combatir el estrés

¿Qué puedo hacer para no tener estrés? Las siguientes estrategias contra el estrés le ayudarán a evitar que se produzca o combatirlo si surge.


Ideas sobre cómo desaparecer el estrés

¿Cómo combatir el estrés?


Alimentación contra el estrés:



• Consuma alimentos proteicos. Las proteínas se componen, sobre todo, de aminoácidos que refuerzan el sistema inmunológico y poseen un efecto hipnótico y sedante. Son efectivas para regular el sueño y reducir la ansiedad. Uno de ellos, el triptófano interviene en la síntesis de la vitamina B3 y activa la producción de serotonina en el cerebro, un neurotransmisor que induce a la relajación. Alimentos con proteínas: Carnes, pescados, legumbres, lácteos y huevos.

• Los hidratos de carbono de asimilación lenta, como las papas, pastas, arroz y cereales integrales, también estimulan la producción de serotonina, que refuerza la resistencia ante el estrés. Los hidratos de asimilación rápida que puede encontrar en alimentos como los bollos industriales, el azúcar refinado y el chocolate proporcionan un alivio inmediato pero de corta duración.

• Vitaminas indispensables. Tome vitaminas A, C y E. Éstas se encuentran en frutas, verduras y el aceite de oliva, y combaten los radicales libres, que dañan todo tipo de células, y refuerzan el sistema inmunitario. La C, además, fortalece y repara los vasos sanguíneos.

• Las vitaminas del grupo B son muy especiales. Se encuentran sobre todo en la carne, las verduras de hoja verde, plátanos y aguacates. Fortalecen el sistema nervioso central, ayudan a repararlo y tienen un efecto sedante. La mayoría interviene en la transformación de azúcares y grasas en energía, la B5 sirve para fabricar hormonas antiestrés.

• Los minerales son esenciales. Potasio, magnesio y calcio ayudan al organismo a contrarrestar los efectos de las hormonas del estrés y controlan el ritmo cardíaco. El potasio aumenta la producción de serotonina, el magnesio tiene efecto sedante y relajante muscular, y el calcio previene la hipertensión, interviene en el funcionamiento del sistema nervioso y es tranquilizante.

• Porque no darse un gusto: Coma chocolate. Cuando ingiere algo que le gusta, siente un placer que su sistema nervioso considera una "recompensa". Entonces, las tensiones se esfuman. Además, complacer al sentido del gusto provoca la segregación de endorfinas, una especie de opiáceos que proporcionan una sensación de bienestar y euforia.

Anuncios:

Ejercicio contra el estrés:



• El ejercicio físico activa la producción de endorfinas, unas sustancias que segrega el cerebro y que nos ofrecen una sensación de bienestar.

• De igual forma tienen efecto relajante y vasodilatador, mejorando el aporte de oxígeno a los tejidos.

• Además, estimula la circulación y ayuda a que el cerebro obtenga más glucosa y oxígeno, sus principales alimentos.

• De la misma manera beneficia al resto de los órganos y tejidos porque reciben mejor todos los nutrientes necesarios y les facilita la eliminación de las toxinas que resultan perjudiciales.


Aprenda a respirar bien para combatir el estrés:



• La técnica más sencilla para relajarse cuando vive situaciones que le generan tensiones hacer respiraciones completas.

• Basta con llenar de aire al máximo el estómago y los pulmones, por ese orden, retenerlo mientras cuenta hasta 10 lentamente y soltarlo muy despacio.

• Repita este ejercicio las veces necesarias, pero cuidado, se puede hiperventilar.


Dedíquese un tiempo:



• Reservarse algún momento al día para uno mismo sirve para descansar, reflexionar sobre las cosas, alejarse de los problemas y darles la importancia que tienen.

• Un baño relajante con aceite esencial de lavanda, a la luz de las velas, hace milagros.


Si nada funciona:



Si ha seguido todas las recomendaciones para relajarse y eliminar el estrés pero este no desaparece, acuda al médico o a un psicólogo.

Especialmente acuda a él si nota alguno de los siguientes síntomas:

• Si nota palpitaciones, que su corazón late continuamente por encima de los límites normales establecidos, incluso en estado de reposo (entre 70 y 85 pulsaciones por minuto para una persona adulta).

• Si nota opresión, o en el peor de los casos, dolor en el pecho.

• Si su presión arterial esta hasta por encima de 90 y 150 mm/Hg.

• Si no puede vivir y realizar con total normalidad sus actividades cotidianas.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

Anuncios:

Escribe tus comentarios:

Estrategias para combatir el estrés

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *