¿Puedo tener un gato si estoy embarazada?

Está comprobado que el gato no representa ningún peligro para su embarazo. Se recomiendan los siguientes puntos:

• Lávese siempre las manos después de acariciar o tocar al gato.

• Trate de no tener contacto con las heces de su gato ni nada que tenga que ver con su limpieza.

• Llévelo al veterinario, periódicamente, para que lo revise, lo vacune y determine si padecen alguna enfermedad que ponga en riesgo el normal desarrollo de su embarazo.

• Su mascota debe mantenerse limpia, bañada y desparasitada.

• Deje que el aire fresco entre a su casa todas las mañanas, es saludable para generar el intercambio de oxígeno, principalmente si comparte su hogar con un animal.

Anuncios:

Mitos de tener un gato durante el embarazo:


¿Es malo tener un gato cuando se está embarazada?¿Los gatos transmiten enfermedades peligrosas para el feto?



• Este mito surge por cuenta de la toxoplasmosis, una enfermedad contagiosa causada por el parásito Toxoplasma gondii.

• Se le teme porque causa graves daños al feto, pero aquí hay que hacer algunas precisiones.

• La primera, es que no solo los gatos son portadores de este parásito y que la enfermedad se transmite en caso de manipular las heces del animal, pero tendría que tener un contacto extremo con ellas porque el toxoplasma únicamente se adquiere si es ingerido o si las heces tienen más de 24 horas de deposición, el problema se elimina si la caja se limpia de inmediato después de que el animal la usa.

• Asimismo, solo 2% de la población felina es transmisora de toxoplasmosis.


¿Los gatos son animales muy sucios?



• Tanto estos como cualquier otro animal que conviva en una casa con humanos son tan sucios como lo sean sus dueños.

• Si lo alimentan con comida sobrante, si no limpian su caja, si no lo bañan con regularidad o si no lo educan para hacer sus necesidades en la arena, obviamente un gato puede ser una mascota riesgosa para los dueños.


¿Los pelos son peligrosos durante el embarazo?



• Esto se asocia con el asma y con las reacciones alérgicas.

• Ambas condiciones afectan al 11% de la población y sus efectos no suelen pasar de ciertas molestias.

• Pero si tiene problemas respiratorios o alérgicos serios previo a la gestación, la medida es categórica: no debe tener mascotas en casa, menos aún mientras espera a su bebé.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

Anuncios: