Cómo afecta la hipertensión arterial

La hipertensión es una anomalía de nuestra presión arterial que nos puede derivar en trastornos como hemorragia cerebral, rotura de aneurismas, insuficiencia cardiaca, infarto de miocardio y hasta producir lesiones en el riñón, pero rara vez causa síntomas previos. Es decir, el verdadero grado de peligro de esta patología reside en que puede pasar desapercibida porque no presenta síntomas que nos alarmen; y, por tanto, no se le presta la suficiente atención y da lugar al incumplimiento terapéutico.


Qué daños ocasiona la hipertensión arterial

La hipertensión arterial y sus consecuencias:




Se estima que solo se diagnóstica a dos de cada tres individuos afectados y que solo un 75 por ciento de éstos recibe tratamiento farmacológico. Estas graves consecuencias de la hipertensión tienen su reflejo en varios órganos del cuerpo como el:

Corazón: El aumento de la resistencia periférica que provoca la HTA también incrementa la poscarga cardiaca. Para compensar esto, el ventrículo izquierdo se hipertrofia y, a largo plazo, la hipertrofia dificulta la función ventricular.

Ojos: Se pueden producir lesiones como la retinopatía hipertensiva. Esto provoca visión borrosa e incluso perdida de visión.

Riñones: La aparición de cambios vasculares renales puede dar a lugar a disfunción tubular. Esto conlleva a la retención de líquidos.

Cerebro: Puede aumentar la presión intracraneal y provocar cefalea. Y acelerar también el proceso de arteriosclerosis y dilatación capilar.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

Anuncios: