Cirrosis hepática causas y síntomas

La cirrosis hepática es una lesión permanente y progresiva.

Es de igual forma cualquier enfermedad crónica del hígado, sobre todo las causadas por el abuso del alcohol o por la hepatitis vírica, puede originar la formación de cicatrices y nódulos fibrosos que afectan amplias zonas del hígado.


Causas de la cirrosis hepática

Se puede detener la evolución de la cirrosis hepática



• Una vez establecida, la cirrosis es permanente.
• Pero su evolución puede detenerse si se elimina la causa, de lo contrario esta enfermedad es mortal.

Anuncios:

Las causas más frecuentes para contraer la cirrosis hepática son:



• El alcohol principalmente.
• Infecciones como hepatitis y colangitis.
• Enfermedad autoinmune.
• Algunas hereditarias poco frecuentes como la enfermedad de Wilson y hemocromatosis.
• Algunos medicamentos y productos químicos como el tetra cloruro de carbono.
• Defectos de las vías biliares (obstrucción biliar).
• Fibrosis quística.


Síntomas:



Entre los síntomas iníciales de la cirrosis están:


• Debilidad.
• Cansancio.
• Perdida de apetito.
• Náuseas.
• Vómitos de sangre.
• Estreñimiento o diarrea.

En la cirrosis avanzada aparecen:


• Ictericia.
• Rotura de vasos sanguíneos.
• Hígado duro.
• Hinchazón de abdomen y tobillos.
• Algunos varones presentan aumento de volumen de las mamas.
• Perdida del bello pubiano.
• Retracción testicular.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

Anuncios: