Causas y síntomas del parkinson

Esta enfermedad afecta por lo general a las personas que sobrepasan los 50 años, ocasionando trastornos en sus movimientos musculares, es decir, en la actividad motora del cuerpo. Después de muchos años de padecer este mal y sus múltiples afecciones, la enfermedad provoca la incapacidad total de quien desafortunadamente la sufre.


Causas del mal de parkinson

Causas del mal de parkinson:



• El mal de parkinson, también conocido como parálisis agitante no se sabe a ciencia cierta que origina la enfermedad de Parkinson o la degeneración de los sistemas neurotransmisores, sólo se conoce que afecta en su mayoría a personas después de los 50 años y que en gran parte puede ser originada por golpes en la cabeza.

• En algunos casos se puede considerar que es hereditaria.

• También se cree que es causado por una reducción de las células nerviosas que producen una sustancia denominada dopamina (un neurotransmisor), encargada de la coordinación de sus movimientos, la cual al verse afectada disminuye la capacidad psicomotora de su cuerpo.

Anuncios:

Síntomas del parkinson


Los primeros síntomas del mal de Parkinson son:



• Un ligero temblor en la mano, brazo o pierna.

• En las fases iniciales la vibración en las extremidades es más fuerte cuando éstas se encuentran en reposo, al ser utilizadas desaparece virtualmente la sacudida.

• Los músculos no actúan en forma normal y se contraen en forma involuntaria, muchos de ellos incluso se vuelven rígidos.

• Los pacientes tiemblan en forma incontrolable y se encorvan hacia adelante.

• Más tarde, ven afectados ambos lados de su cuerpo.

• Los síntomas generales comprenden una forma de caminar rígida y desequilibrada arrastrando los pies; al marchar, los pasos son muy cortos, continuos e incontrolables.

• Dichos temblores se hacen más constantes y van acompañados de movimientos bruscos de cabeza.

• Los enfermos adoptan en muchos casos un gesto inexpresivo por falta de mímica (en medicina se denomina cara de mascara), aunque los sentidos y el intelecto se mantienen intactos.

• Otro aspecto que es muy característico en esas personas es el aspecto grasoso de su rostro o la llamada cara untada, debido a una mayor secreción de glándulas sebáceas.

• Su forma de hablar cambia drásticamente cuando la enfermedad avanza, su forma de expresarse verbalmente es torpe e incomprensible, sin énfasis en sus frases y el volumen de su voz baja progresivamente conforme avanza la plática.


El mal de Parkinson es una enfermedad que tiene muchas connotaciones científicas y neurológicas y, hasta el momento, no tiene una cura o una manera de prevenirla.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

Anuncios: