Señales de alerta de la anorexia

Las víctimas de la anorexia son las que creen que nunca llegarán a ser tan delgadas como desean y se privan de comer, incluso cuando tienen la comida a la mano. Si no se trata la anorexia, puede llevar literalmente a la muerte por inanición.

Signos de alarma de la anorexiaLa anorexia es un trastorno progresivo que ni siquiera los expertos pueden reconocer en un principio. Sin embargo, hay ciertas señales de alerta que permiten reconocerla.


¿Cuáles son las señales de alerta para la detección de la anorexia?



• Perdida de peso en exceso, es importante observar este hecho muy de cerca. La pérdida de peso no significa necesariamente que esté anoréxica, pero sí indica que hay que vigilar su condición. Si el peso de su hija está el 10% por debajo del peso promedio para su edad y su estatura, probablemente esté bien, siempre y cuando que la pérdida de peso no continúe. Si está el 15% por debajo, usted debe preocuparse. Cuando llegue al 20%, la salud de la niña se afectará.

• Si, además de una pérdida de peso considerable, su hija deja de menstruar, es importante prestar atención. La menstruación puede interrumpirse por varias razones, pero es necesario tener presente el problema. En todo caso, la niña necesitará ayuda médica.

Anuncios:

• Observe las actitudes de su hija hacia la comida. Una adolescente anoréxica puede presentar hábitos que indican que está tratando de evitar la comida, tales como suprimir los alimentos ricos en hidratos de carbono y grasa, comer porciones muy pequeñas y evitar los refrigerios. Estos hábitos, a primera vista, podrían parecer los de alguien que sigue con seriedad una dieta, pero si la niña ya está demasiado delgada, pueden considerarse como síntomas de anorexia.

• Los anoréxicos suelen estar como hechizados por la dieta. Pueden mostrarse deseosos de cocinar pero no consumen lo que preparan. Suelen estar obsesionados por la apariencia física de las demás personas, y critican hasta el más mínimo indicio de gordura. Por lo general, visitan los supermercados y los establecimientos donde se vende comida y pasan mucho tiempo en la cocina durante la preparación de las comidas.

• Muchos anoréxicos muestran un interés exagerado por el estado físico. Algunos aspiran a convertirse en atletas. Incluso cuando pierden masa muscular a causa de la inanición, se imponen esfuerzos físicos excesivos practicando ejercicios fuertes.

• En ocasiones, el cuerpo gana la batalla y los anoréxicos sufren entonces "ataques de voracidad". El primer bocado es la señal para empezar a comer sin detenerse, por lo general cantidades enormes, por ejemplo, un manojo completo de brócoli y dos o tres tarros de helado. En ocasiones, estos ataques de voracidad son leves y entonces el anoréxico se limita a picar las sobras o a lamer las cucharas que se usan para revolver. Sin embargo, después de uno de estos " deslices", la víctima se torna más estricta consigo misma y come todavía menos.

Si nota algunas de estas señales:



• Si usted observa todos o algunos de estos signos en su hijo o hija, busque ayuda inmediatamente.

• No se engañe pensando que las cosas mejorarán; enfrente el problema directamente. Dialogue con la niña.

• Si promete cambiar, concédale un poco de tiempo para ello. Hay la probabilidad de que ella pueda superar el problema dándole ánimo. Pero no espere demasiado.

• Si no aumenta de peso al cabo de una o dos semanas (esté alerta a los trucos como beber mucha agua antes de subirse a la balanza, llenar los bolsillos de cosas pesadas o tomar laxantes después de pesarse), busque ayuda profesional.

• La condición física de su hija exigirá atención, y el primer paso es darle tratamiento médico adecuado a los síntomas físicos. El siguiente paso es tratar las causas psicológicas de ese comportamiento.


Tenga paciencia:

El tratamiento para la anorexia nerviosa puede ser una batalla larga y difícil, pero si cuenta con la suficiente paciencia podrá salir adelante.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

Anuncios: