Anestesia general, regional y local

Hay tres grandes modalidades de anestesia: anestesia general, anestesia regional y anestesia local. La elección de una u otra la hacen el cirujano y el anestesiólogo de acuerdo a la índole de la intervención y las condiciones del paciente.


En qué consisten los tipos de anestesiaLa anestesia produce un estado de adormecimiento y de relajación que permite realizar algunos procedimientos sin dolor y/o molestias.


Como es la anestesia general:



• Es el método que permite provocar la pérdida reversible de la conciencia para practicar intervenciones quirúrgicas que la requieran.

• Tiene a su vez varios componentes. El primero es la inducción, que se consigue mediante narcóticos inyectados, lo que produce una inconsciencia inmediata (hipnosis). En este momento se precisa ventilación asistida, pues la inconsciencia se suele acompañar de depresión respiratoria. La ventilación asistida precisa de la inserción de un tubo endotraqueal (tubo que comunica las vías respiratorias con el exterior), a través del cual se introduce en los pulmones el volumen de aire u oxígeno necesario para mantener la oxigenación de la sangre. La ventilación puede hacerse manualmente o mediante aparatos que controlan automáticamente la presión, el volumen o la composición de la mezcla de gases que se introducen en los pulmones (respiradores). Mezclada con el aire o el oxígeno se administra la anestesia inhalatoria, que son gases anestésicos que mantienen la inconsciencia durante todo el tiempo que dure la intervención.

• La inmovilidad que se requiere en las intervenciones se consigue mediante la inyección de relajantes musculares (que proceden del curare, el veneno que impregnaba las flechas de los indios amazónicos y que mataba a sus víctimas al paralizar todos sus músculos, incluidos los necesarios para la respiración).

• Finalmente, durante la anestesia general se practica una monitorización de las llamadas constantes (presión arterial, pulso y temperatura), así como del ritmo cardiaco (mediante un monitor electrocardiográfico) y, dependiendo de la intervención, de la saturación de oxígeno (que es el grado de oxigenación de la sangre y que se determina con un aparato pulsioxímetro conectado externamente a un dedo) o de la diuresis (mediante medidores especiales o sondaje vesical).

• El riesgo de la anestesia es bajísimo: se ha calculado que el promedio de fallecimientos a causa de la anestesia es de 1 por cada 200.000 casos. Este riesgo, además, está en relación directa con la situación clínica del paciente, de modo que es aún menor en personas sin enfermedades o deterioros graves y aumenta en pacientes con multipatologías, muy ancianos o complicaciones de órganos vitales.

• A propósito de la ancianidad, convendría hacer mención de la idea tan extendida de que las personas ancianas que deben intervenirse mediante anestesia general sufren una merma acusada de sus funciones cognitivas a causa de ella. No es cierto, o al menos no hasta los extremos que en la opinión popular circulan. Hay personas ancianas que tienen esta merma (generalmente transitoria), otras manifiestan más claramente un déficit que ya tenían y que no se había apreciado por que las personas de su entorno no lo habían advertido o no los analizaban con tanto esmero, y muchos otros quedan exactamente igual que antes de la intervención.


Como es la anestesia regional:



• Es el método que permite eliminar el dolor en una parte del cuerpo bloqueando el paso de los impulsos nerviosos que transmiten la sensación de dolor. Este bloqueo puede hacerse en los propios nervios (bloqueo neural) o en su conexión a la medula espinal en su camino el cerebro (anestesia espinal y epidural).

• Los medicamentos que se usan para ello son los anestésicos locales, inyectados en la vecindad del nervio a bloquear o en la zona perimedular en inyección directa o infusión continúa mediante un catéter colocado en el espacio peri o intradural. El paciente permanece despierto (aunque puede estar sedado) durante la intervención.


Como es la anestesia local:



• Consiste en bloquear la transmisión del dolor en una zona concreta.

• Se realiza mediante la administración superficial (anestesia tópica) o la inyección (anestesia por infiltración) de fármacos anestésicos locales.

• Esta anestesia dura unos treinta minutos y se utiliza para intervenciones de esta duración, aunque puede repetirse la administración varias veces para prolongar este tiempo si es preciso.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

Anuncios: