¿El alcohol es una droga?

Si, todas las drogas alteran el funcionamiento del sistema nervioso: los tranquilizantes amortiguan las angustias de los neuróticos, aunque su acción no siempre es saludable; los anestésicos eliminan el dolor que causa la fresa del dentista. El alcohol produce en el tomador la euforia momentánea, pero conduce también al estupor.

Anuncios:

El alcohol como droga:



¿El alcohol como droga?La forma cómo el alcohol actúa sobre el cuerpo humano es más conocida que otras drogas y sus efectos se pueden explicar con cierto detalle. El consumo abundante de bebidas alcohólicas produce una serie de efectos que se han definido en cinco etapas, de acuerdo con el adelantamiento de la embriaguez:

1. En el estado de euforia, la persona se siente relajada y se vuelve parlanchina, sociable y exitada; disfruta de alegría y muestra camaradería en una reunión. El alcohol extiende su influencia a la misma corteza cerebral. Según el célebre gastrónomo v erudito doctor Samuel Johnson, "lo mejor del discernimiento, la memoria, concentración y penetración se embotan y luego se pierden. Aumenta la confianza en si mismo, la personalidad se vuelve comunicativa y vivaz, y el hablar se torna elocuente y hasta brillante. Cambia el estado de ánimo y son frecuentes las explosiones emocionales".

2. Los cambios de actitud pueden ir de la alegría a la tristeza o a la violencia. Su conducta es emocional y errática, disminuye la coherencia del juicio y padece cierto grado de anestesia de la piel; hay falta de coordinación muscular y trastornos del equilibrio y de la visión.

3. El individuo presenta reacciones de su comportamiento variadas y más pronunciadas: agresividad, miedo grave, llanto; torpeza al caminar, visión doble, dificultad para pronunciar adecuadamente las palabras y comprender lo que se le dice.

4. Es incapaz para permanecer de pie, padece incontinencia de la orina, le sobrevienen vómitos y estupor; y finalmente:

5. Pierde la conciencia y los reflejos.


La velocidad con que se suceden estas etapas depende de varias circunstancias que se complementan:

De la rapidez y continuidad del consumo, de si el estómago se encuentra vacio, de la capacidad de absorción del alcohol (proceso lento en el vino, el pulque y la cerveza, que son bebidas fermentadas, y rápido en los licores, que son productos destilados y especialmente de una graduación alcohólica muchísimo mayor); del peso corporal del bebedor, que permite que los efectos se produzcan en proporción inversa, y del estado de animo en que se bebe; es decir, si está tranquilo o tenso.

Enlaces patrocinados:

Promocionados:

Anuncios: