La ansiedad y la comida

En momentos de ansiedad, la comida suele ser algo que gratifica rápidamente. El problema es que pueden provocarse aumento de peso y déficits nutricionales (la dieta se desequilibra).


Ansiedad por comer

Para evitarlo, antes de comer lo primero que se encuentra en el refri, toma en cuenta lo que sigue:



• Puede realizar un menú semanal de la comida a preparar, de manera de tener una lista de ingredientes para comprar y no apartarse de ella. Es aconsejable ir sin hambre a hacer las compras; de esta manera, no se tentará.

• Esta comprobado, que, en los ataques de ansiedad, el alimento más recurrido es el chocolate. Un buen reemplazo para tener en cuenta son las barritas de cereal, que tienen entre 90 y 110 calorías.

• Para las situaciones de ansiedad, elija comer: gelatina dieta, caramelos light, helado diet, yogur descremado con cereales, calditos diet, tiritas de zanahoria, vainillas, pepitas de girasol, jugos light en hielo (tipo caramelos).

• Lo importante es aprender a controlarse y realizar otras actividades. De esta manera, va a aprender a manejar el hambre. Es fundamental que realice ejercicios que lo distiendan y lo relajen, desde yoga hasta natación o ciclismo.

• No es aconsejable saltear comidas, porque el atracón será mayor. Es importante realizar el almuerzo, quo no necesariamente debe ser abundante, pero si suficiente como para continuar con las tareas. Una pequeña merienda evita el bocadito o picada antes de la cena. En lugar de eso, un caldo, una fruta o un yogur pueden ayudar a frenar el ritmo agitador del día y esperar sin tanta ansiedad el momento de la cena.

• En algunos casos, todo esto debe ir coordinado con un nutricionista y un psicólogo o psiquiatra.

Enlaces patrocinados:

Promocionado:

Anuncios: